Coche con energía salina, un juguete ecológico

Este pequeño juguete no solo traerá mucha diversión a su familia, además de la ventaja de ser ecológico, también es educativo. Este concepto, ecológico y agradable para los más pequeños, refleja formas más limpias para la producción de automóviles y demuestra de primera mano a los niños una utilización más eficaz de nuestros recursos naturales.

Los coches con energía salina los armas tú mismo, son baratos y pequeños. Esto les da a los niños la oportunidad de aprender acerca de las nuevas formas de energía limpia, mientras que construyen y encienden su propio juguete. Sólo tienen que añadir agua salada y listo.

¿Cómo funciona?

Es alimentado por una pila de combustible (celda electroquímica) que convierte la energía de un combustible en energía eléctrica. Las pilas de combustible pueden funcionar tanto tiempo como el reactivo y el oxidante se proporcionan a la misma.

En esta celda, el magnesio actúa como ánodo y el carbono poroso de hoja tal como el cátodo. El electrolito es el agua salada, este tipo de batería se conoce como batería de aire despolarizante.

Se disuelve la sal de magnesio en el agua para formar hidrógeno, que es atraído hacia el cátodo. Por lo tanto, la formación de flujo de electrones. La velocidad del automóvil depende del porcentaje de sal en el agua. 20% a 99% de sal es suficiente para esta celda y funcionará durante más de 7 horas. Es fácil de sacar el módulo de FC para cuando no esté en uso.

También hay una versión híbrida que utiliza agua salada y energía solar.

Juguete apto para niños mayores de 3 años, posee partes pequeñas. Todos los materiales utilizados en este juguete son seguros y limpios para el ambiente, no usa sustancias tóxicas y no tienes que preocuparte por la exposición a sustancias extrañas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.